Responsorial Psalms (Spanish)  ( Select one)

 


(RP-1)  Sal 33,12 y 18. 20-21.22 Del Señor ¡su amor

R. Del Señor ¡su amor llena toda la tierra!
R. Del Señor ¡su amor llena toda la tierra!

Feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que ha escogido como suyo.
Pero el Señor cuida siempre
< de quienes lo honran y confían en su amor.

R. Del Señor ¡su amor llena toda la tierra! Nosotros confiamos en el Señor;
¡él nos ayuda y nos protege!
Nuestro corazón se alegra en el Señor;
confiamos plenamente en su santo nombre.

R. Del Señor ¡su amor llena toda la tierra! ¡Que tu amor, Señor, nos acompañe,
tal como esperamos de ti!

R. Del Señor ¡su amor llena toda la tierra!

(RO-2) Sal 33, 2-3. 3-5. 6-7. 8-9  Bendeciré al Señor

R. Bendeciré al Señor a todas horas
R. Bendeciré al Señor a todas horas

Yo me siento orgulloso del Señor;
¡óiganlo y alégrense, hombres humildes!
Alabemos juntos y a una voz
la grandeza del nombre del Señor.

R. Bendeciré al Señor a todas horas

Recurrí al Señor, y él me contestó,
y me libró de todos mis temores.
Los que miran al Señor
quedan radiantes de alegría
y jamás se verán defraudados.

R. Bendeciré al Señor a todas horas

Este pobre gritó, y el Señor lo oyó
y lo libró de todas sus angustias.
El ángel del Señor protege y salva
a los que honran al Señor.

R. Bendeciré al Señor a todas horas

Prueben, y vean que el Señor es bueno.
¡Feliz el hombre que en él confía!
Honren al Señor, los consagrados a él,
pues nada faltará a los que lo honran.

R. Bendeciré al Señor a todas horas

(RP-3) Sal 102, 1-2. 8 y 13, 17-18a  El Señor es Compasivo y Misericordioso

R. El Señor es tierno y compasivo
R. El Señor es tierno y compasivo

Bendeciré al Señor con toda mi alma;
bendeciré con todo mi ser su santo nombre.
Bendeciré al Señor con toda mi alma;
no olvidaré ninguno de sus beneficios.

R. El Señor es tierno y compasivo

El Señor es tierno y compasivo;
es paciente y todo amor.
El Señor es, con los que lo honran,
tan tierno como un padre con sus hijos.
R. El Señor es tierno y compasivo

Pero el amor del Señor es eterno
para aquellos que lo honran;
su justicia es infinita
por todas las generaciones,
para los que cumplen con su alianza
y no se olvidan de obedecer sus mandatos.

R. El Señor es tierno y compasivon)

(RP-4) Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor
Sal 111, 1-2. 3-4. 5-7a. 7bc-8. 9

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.
R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

Feliz el hombre que honra al Señor
y se complace en sus mandatos.
Los descendientes del hombre honrado
serán bendecidos y tendrán poder en la tierra.

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

En su casa hay abundantes riquezas,
y su generosidad es constante.
Brilla una luz en la oscuridad
para los hombres honrados,
para el que es compasivo, clemente y justo.

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

Del hombre de bien presta con generosidad
y maneja con honradez sus negocios;
por eso jamás llegará a caer.
¡El hombre justo será siempre recordado!
No tiene miedo de malas noticias

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

Su corazón está firme, confiado en el Señor.
Su corazón está firme; no tiene miedo,
y aun mira con burla a sus enemigos.

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

Reparte limosna entre los pobres,
su generosidad es constante,
levanta la frente con honor.

R. Feliz el hombre se complace en sus mandatos del Señor.

(RP-5) Sal 127, 1-2. 3; 4  Feliz tú, que honras al Señor

R. Feliz tú, que honras al Señor
R. Feliz tú, que honras al Señor

Feliz tú, que honras al Señor
y le eres obediente.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás feliz y te irá bien.

R. Feliz tú, que honras al Señor

En la intimidad de tu hogar,
tu mujer será como una vid cargada de uvas;
tus hijos, alrededor de tu mesa,
serán como retoños de olivo.

R. Feliz tú, que honras al Señor

Así bendecirá el Señor al hombre que lo honra.
¡Que el Señor te bendiga desde el monte Sión!
¡Que veas el bienestar de Jerusalén
todos los días de tu vida!

R. Feliz tú, que honras al Señor

(RP-6)  Sal 144, 8-9. 10 y 15. 17- 18  El Señor es bueno para con todos

R. El Señor es bueno para con todos,.
R. El Señor es bueno para con todos,.

El Señor es tierno y compasivo,
es paciente y todo amor.
El Señor es bueno para con todos,
y con ternura cuida sus obras.

R. El Señor es bueno para con todos,.

¡Que te alaben, Señor, todas tus obras!
¡Que te bendigan tus fieles!
Los ojos de todos esperan de ti
que tú les des su comida a su tiempo.

R. El Señor es bueno para con todos,.

El Señor es justo en sus caminos,
bondadoso en sus acciones.
El Señor está cerca de los que lo invocan,
de los que lo invocan con sinceridad.

R. El Señor es bueno para con todos,.

(RP-7)   Sal 148, 1-2. 3-4. 9-10. 11-12ab. 12c-14a  Alaben todos el nombre del Señor

R. Alaben todos el nombre del Señor
R. Alaben todos el nombre del Señor

 

¡Alaben al Señor desde el cielo!

¡Alaben al Señor desde lo alto!

¡Alábenlo ustedes, todos sus ángeles!

¡Alábenlo ustedes, ejércitos del cielo!

R. ¡Alaben todos el nombre del Señor

¡Alábenlo, sol y luna!
¡Alábenlo ustedes, brillantes luceros!
¡Alábalo tú, altísimo cielo,
y tú, agua que estás encima del cielo!

R. ¡Alaben todos el nombre del Señor

¡Los montes y las colinas!
¡Todos los cedros y los árboles frutales!
¡Los animales domésticos y los salvajes!
¡Las aves y los reptiles!

R. ¡Alaben todos el nombre del Señor

¡Los reyes del mundo y todos los pueblos!
¡Todos los jefes y gobernantes del mundo!
¡Hombres y mujeres, jóvenes y viejos!

R. ¡Alaben todos el nombre del Señor

¡Alaben todos el nombre del Señor,
pues solo su nombre es altísimo! ¡Su honor está por encima del cielo y de la tierra!
¡Alabanza de todos sus fieles!

R. ¡Alaben todos